Michael Pineda podría ser la clave para los Yankees en esta temporada

Michael Pineda podría ser la clave para los Yankees en esta temporada

NUEVA YORK -- Derek Jeter acostumbraba a decir que la temporada empezaba de verdad cuando los Yankees jugaban su primer partido en el Bronx.

Si el juego inaugural en casa el lunes fue una señal de lo que está por venir, ésta podría ser una campaña bien interesante para los Yankees.

En un día pintoresco en el Bronx, el dominicano Michael Pineda les recordó a los 46,955 fanáticos presentes el porqué los Yankees estaban tan entusiasmados de haberlo adquirido hace cinco años - y el porqué el derecho sería un jugador clave para los Bombarderos esta campaña.

A pesar de las primeras dos aperturas del japonés Masahiro Tanaka, nadie parece estar preocupado por el desempeño del as derecho por el resto de la temporada. CC Sabathia ha lucido fuerte en sus primeras dos salidas este año, y aunque seguramente habrá obstáculos en el camino para el veterano de 36 años de edad, los Yankees piensan que el zurdo los mantendrá en juego en casi cada apertura que realice.

¿Y Pineda? El dominicano es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma. El derecho es como una caja de chocolates; nunca sabes lo que vas a encontrar.

"Si deseamos lograr nuestras metas esta temporada, Michael deberá tener un buen año para nosotros", manifestó el manager Joe Girardi.

El lunes, los Yankees contaron con una actuación dominante. Pineda retiró a los primeros 20 bateadores que enfrentó, antes de que un doblete de Evan Longoria le arruinara el camino hacia la perfección cuando iban dos outs en la séptima entrada.

Fue uno de los dos hits permitidos por Pineda en 7 2/3 episodios. El otro fue el jonrón solitario de Logan Morrison con un out en la octava.

"Te estás imaginando que será otro día especial en el estadio", dijo Girardi refiriéndose a lo cerca que estuvo Pineda de hacer historia. "Lanzó muy bien; pensé que tenía una gran oportunidad de lograrlo".

Pineda terminó su jornada con 11 ponches sin otorgar bases por bolas. Es la tercera vez que el dominicano abanica a 10 contrarios sin darle boleto a nadie durante sus cuatro temporadas vistiendo el uniforme a rayas. Nueve de esos ponches llegaron gracias a su efectivo slider, que lució tan bravo como pocas veces.

"Es un buen momento para mí", dijo Pineda. "Me siento muy bien."

La última vez que el diestro brilló en la lomita, de hecho, la actuación más memorable que ha tenido durante su carrera con los Yankees, fue el Día de las Madres en el 2015, cuando recetó 16 ponches ante los Orioles y dejó a los fanáticos de Yankees frotándose las manos y diciendo, '¡Por fin!'

Cinco días después, Pineda cedió cinco carreras en 5 1/3 entradas. El mismo Mike de siempre. ¡Qué cosas!

Si los Yankees esperan dar la pelea este año con un equipo en plena transición, necesitarán que Pineda brille más a menudo como lo hizo el lunes.

El lanzador es imbatible en el centro del diamante cuando sale inspirado, pero recibe mucho daño cuando sube desconcertado. La capacidad de trajinar contra sus oponentes a lo largo de 5 o 6 innings definitivamente no está en su ADN.

La joya del lunes sólo viene a alimentar la intriga que siempre ha rodeado a Pineda, cuyo talento y material nunca han estado en duda. Pero su habilidad para emplear dichas habilidades -y controlar sus emociones sobre la loma - ha sido otra historia.

"Ese sosiego sobre el montículo no se lo había visto en bastante tiempo", aseguró el cátcher Austin Romine tras el juego del lunes.

Si Pineda logra finalmente encontrar esa consistencia de la que ha carecido durante todos estos años, los Yankees también podrían terminar siendo un equipo bien exitoso en el 2017.